viernes, 18 de agosto de 2017

Ataques en Barcelona

Aunque en la ciudad condal ya es el día siguiente de los atentados, aquí en Quibdó sigue siendo 17 de agosto.

En lo que va de año, según diferentes fuentes, han habido casi 400 ataques terroristas en 52 países, que les costaron la vida a más de 3000 personas, indistintamente del grupo que haya reivindicado los ataques. Después de Bruselas, Charlottesville, Manchester y otros múltiples en los cuatro continentes, con un mayor número en África y Asia, de los cuales no recibimos ni noticias, le tocó a Barcelona. Tampoco me extraña tanto la verdad, ¿por qué iba a ser diferente?


Y pues, aunque ahora mismo esté a unos 9000 km de Barcelona y no sea un secreto que llevo años queriendo mudarme a otro sitio, he recorrido cientos de veces Las Ramblas, sola, con amigos, con clientes,… Tengo muchos recuerdos de estar por esta calle y, como ya comenté en algún post anterior, después de 16 años, Barcelona siempre será una parte importante de mi vida. Así que sí, esta noticia me ha afectado, seguramente más de lo que algunos creen, y tal vez de otra forma después de oír multiples comentarios antes de venir a Colombia insinuando que estaba loca por viajar a un país “tan peligroso”. Por suerte para mí, que yo sepa a esta hora, ninguno de mis conocidos es víctima. Imagino que este ataque habrá afectado sobre todo a turistas, y más durante el mes de agosto.

Estos ataques, ocurran donde ocurran, no tienen ninguna justificación, pero hoy me gustaría hablar de dos cosas en particular.

He visto por las diferentes redes que algunas personas se han dedicado a grabar lo que había pasado, atentando así de nuevo contra las víctimas y entorpeciendo el trabajo de las fuerzas policiales y de rescate. La violencia genera más violencia y este tipo de vídeo hace más daño que bien. Creo que no llegaré a entender cómo algunos se recrean con la desgracia ajena en lugar de acudir e intentar ayudar en lo que puedan. A veces, tan solo hablar con una víctima puede serle de ayuda. Estas personas tendrían que ser, en mi opinión, procesadas también. Otros no dudaron en usar las redes sociales para politizar una vez más lo ocurrido… triste, muy triste!

Luego, contrariamente a las actitudes anteriormente mencionadas, cabe destacar el buen corazón de numerosas personas: hoteles ofreciendo habitaciones a los afectados, gente llegando en masa a los hospitales para donar sangre, taxistas ofreciendo carreras gratuitas a quienes lo necesiten, la cancelación de la huelga en el aeropuerto, así como personas acudiendo a ayudar a las víctimas mientras esperaban la llegada de los servicios de emergencia.

A la hora a la que estoy escribiendo, aun están ocurriendo incidentes en los alrededores de Barcelona.

Desde luego no acabaré este post sin agradecer a las fuerzas de rescate (en estos momentos extraño mis tiempos en Cruz Roja), así como a las fuerzas de seguridad, a estos policías que día tras día, estén en el país que estén, arriesgan su vida para proteger las nuestras. Conozco a muchos a quienes no les va a agradar esta última parte y sencillamente, me da igual. En estos momentos, aunque sé que todo sucede por alguna razón, lamento aún más no hacer parte de estas fuerzas de seguridad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cualquier comentario de carácter insultante será eliminado sin previo aviso. Todas las opiniones son bienvenidas en este blog. Sólo se pide formalidad y respeto a la hora de expresarse.

Any kind of insulting comment will be removed without previous notice. All opinions are welcome, we only ask for respect when writing.